Sobres y Material de oficina

Sobres y Material de oficina

sobres-cartaSobres, ¿vacíos? 

Según el diccionario de la RAE, la definición de la palabra sobre, en su segunda acepción, es: Cubierta, por lo común de papel, en que se incluye la carta, comunicación, tarjeta, etc., que ha de enviarse de una parte a otra.

Los sobres son muy antiguos. He leído que los primeros envoltorios usados por el hombre, se hacían de barro, en forma de pequeñas vasijas. Luego empezaron a elaborarse a partir de otros materiales, como los tejidos provenientes de fibras vegetales, base principal del legendario papel, material con el que todavía se siguen fabricando la mayoría de estos ahora tan asequibles útiles de papelería.

A lo largo de los siglos, los sobres han ido adquiriendo múltiples formas y usos; aunque, sin duda, ha sido su empleo como portador de la correspondencia escrita, el más extendido. Se sabe que ya en el siglo XVIII, sobre todo en Europa, y entre familias de elevado estatus social, se hizo costumbre distinguir los sobres con una marca o sello. No obstante, el cometido del sello o estampilla de franqueo postal, tal como se conoció después, y se conoce en al actualidad, no se estableció hasta mediados del siglo XIX.

Hoy día existe una gran variedad de sobres y Material de oficina en Madrid: sobres capaces de contener todo tipo de cosas, y de resistir inclemencias del tiempo, las consecuencias de accidentes o descuidos en su manejo y transportación; hay incluso sobres diseñados en función de la tecnología espacial, ¡sobres que van a la luna! Hasta entre los más comunes, tenemos la posibilidad de elegir una gran variedad de estilos, tamaños, colores. Es estupendo poder disponer de sobres y Material de oficina en Madrid, adecuados a cada necesidad u ocasión. Yo procuro tener siempre a mano una buena cantidad de estos, pues en cualquier momento puedo precisar el servicio de alguno. De hecho, esta misma mañana, he escogido un sobre Manila (uno mediano y acolchado), para enviar en éste un libro, destinado a alguien muy querido, que vive al otro lado del mar. Ha sido justo entonces, al abrir el cajón donde los guardo, cuando reparé en esos de cartas, a los que hace tiempo he dejado de emplear para su viejo y, cada vez más abandonado oficio de llevar y traer palabras.

Quiero pensar, desde average.es, que cualquier sobre, como el material de oficina en general, serán siempre útiles. Seguro que en estas ya próximas navidades, tal como en las anteriores, y en las venideras, todavía millones de esos sobres volverán a aportar su habitual carga de alegóricas tarjetas postales. Pero otros muchos también acortarán lejanías, al llevar abrazados mensajes y palabras de buenos deseos, de esperanzas. Me pregunto si alguna vez me atreveré a enviar un sobre sólo con los datos del remitente y destinatario, sin incluir tarjetas, ni nada más. Creo que la mayoría, mis familiares y amigos entenderían su sentido, sabrían leer la intención, reconocer cuánto puede contener un sobre, aunque parezca vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *