Con nombre propio

Nombre

Términos  relacionados con un nombre propio.

nombre-chauvinComo sabemos, muchos de los términos empleados en nuestro vocabulario provienen de algún nombre propio. Recordemos algunos de tantos ejemplos:

La palabra chovinismo, o mejor: chauvinismo. Durante el primer imperio francés, hubo un soldado, N. Chauvin,  tan apasionado admirador de aquel  régimen, que en esa lengua se creó la voz: “chauvinisme”, derivada de su apellido.  Pasó a nuestro idioma con igual significado de patriotismo exagerado y desprecio por lo extranjero. Se puede emplear con una intención lejana de la acepción de xenofobia.

Churrigueresco, que no tiene relación alguna con “churre”, es lo perteneciente o relativo al churriguerismo, estilo de ornamentación recargada, empleado por José Benito Churriguera y sus imitadores. Churriguerista es el arquitecto que practica el churriguerismo. En la familia española  Churriguera,  hubo varios arquitectos y escultores famosos, allá por los siglos XII y XIII.

Dominique Ingres (pronúnciese aproximadamente Angr) fue un pintor clasicista francés, que además tocaba muy bien el violín. Se llama violín de Ingres a una ocupación secundaria, en la cual se sobresale, no como algunos creen, a un pasatiempo sin muestra alguna de talento.

 nombre-propioHay varias versiones sobre el origen de yanqui.  Según una de ellas, proviene del holandés Janke (Juanito), forma diminutiva de Jan (Juan), nombre que colonizadores oriundos de los Países Bajos (establecidos en Manhattan) impusieron a los colonos ingleses de los estados de Nueva Inglaterra, por el hecho de que el nombre John era habitual entre ellos. La palabra yanqui, (en inglés yankee), se aplicó primero a aquellos colonos, luego a los norteños en general y, finalmente, a todos los estadounidenses.

 La palabra condón procede del apellido: Condom, de su inventor, un inglés.

 En textos anteriores habíamos hablado de los términos sándwich y leotardo,  derivados de nombres propios. Ahora no lo recuerdo bien, pero tal vez entonces también citamos este otro:

Pamela, ese sombrero de paja, bajo de copa y ancho de alas, que debe su nombre a la heroína de una novela homónima, escrita por S. Richardson.  ¿Ya lo sabías?  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *