La importancia del departamento comercial

La importancia del departamento comercial

El departamento comercial

El departamento comercial

El departamento comercial es un área de suma importancia dentro de la empresa. Desde él se planifican y controlan las acciones diseñadas, se realizan los estudios de mercado y se llevan a cabo las tareas de promoción y publicidad de los productos del negocio en cuestión. Su principal objetivo es hacer llegar al cliente los bienes y servicios ofertados y fabricados por la compañía.

Un área en relación constante y dependiente de otros departamentos como los de producción, el área financiera y el departamento de recursos humanos con los que debe coordinarse para el perfecto funcionamiento de la empresa.

Entre las funciones que el director del departamento comercial tiene encomendadas se encuentran la selección de los canales de distribución más adecuados, el establecimiento de objetivos, el estudio de mercado y el diseño del plan de ventas.

El departamento comercial es el encargado directo de cumplir con los objetivos de ventas de la empresa. Una función en la que la organización y el buen entendimiento entre las diferentes áreas de trabajo serán fundamental.

Es el nexo de unión entre la empresa con el exterior porque se encarga de hacer llegar los productos al consumidor final, así como de advertir al departamento de producción los cambios producidos en los gustos de los clientes, cumplir con los presupuestos asignados y solicitar al área de recursos humanos los trabajadores que necesite para desempeñar sus funciones.

Como decíamos, uno de sus principales cometidos será elaborar el estudio de mercado. Un trabajo que consiste en recopilar, desarrollar y analizar información sobre la competencia, el público objetivo y el mercado en general. Datos de vital importancia para elaborar la planificación de las acciones que la compañía debe llevar a cabo, del que dependerá el buen desarrollo de cualquier campaña publicitaria.

Para ello, el departamento comercial deberá realizar un estudio de mercado en el que aparezca un análisis de la competencia detallado, se especifique el perfil del consumidor, se lleve a cabo una laboriosa y práctica recogida de información para finalmente, presentar los resultados convenientemente.

Para recoger información podemos utilizar varias técnicas como la encuesta que puede ser por correo, por teléfono o mediante entrevista personal. Un buen método para recoger, de primera mano, los datos necesarios para nuestro estudio. Para analizar la competencia necesitaremos saber dónde se ubican nuestros competidores y compararlo con los datos, productos y políticas de nuestra empresa. Todos estos resultados marcarán nuestro camino y el éxito o fracaso de nuestras acciones.

Comments are closed.