Hablemos mejor, y también escribamos mejor: la acentuación.

Hablemos mejor, y también escribamos mejor: la acentuación.

Acentuación

Hablemos mejor, y también escribamos mejor: la acentuación.

normas-acentuacionHe estado estudiando la acentuación de algunas palabras: qué, cuál, quién, cómo, cuánto, cuándo, dónde y adónde, en la Ortografía de la lengua española, publicada recientemente por la Real Academia. Hay casos muy claros, que hemos sabido siempre, pero no crean, en ocasiones no resulta fácil distinguir si debemos escribirlas con tilde o sin ella.

Comentemos ahora algunas de las más conocidas: Todas estas palabras se acentúan gráficamente si están interrogando o exclamando; tanto en interrogaciones y exclamaciones directas e indirectas. Las directas llevan signos, son, por ejemplo: ¿Qué hora es?/ ¿Quién te llamó ayer?/ ¿Dónde vive tu tía?/ ¿Cuándo vendrás por casa?/ ¿Cuál de tus hijos es ingeniero?/ ¡Quién supiera tocar guitarra!/ ¡Qué angustia más insoportable! Las indirectas se escriben sin signos: Dime qué hora es/ Explícame cómo lo bordaste/ etc.

Si van precedidas por preposiciones, llevan los signos y van con la tilde: ¿Por qué llegaste tan tarde?/ ¡De cuántas alegrías me ha contado!/ ¿Hasta cuándo piensas seguir sin trabajar?

Debo advertirte que no siempre estas palabras, aun entre signos, son interrogativas o exclamativas. A veces la oración va precedida de conjunciones o relativos átonos: ¿Que no vas a ir a la escuela?/ ¡Que te diviertas mucho!/ ¿Quien tanto lo quería lo dejó?

Leamos las nuevas normas de la Real Academia Española, respecto a la acentuación de ciertos términos: La supresión del acento ortográfico en el adverbio solo y los pronombres este, ese y aquel. Su uso no estará justificado, ni siquiera en caso de ambigüedad. Ej. Voy solo al cine a ver películas de terror (“solamente”) o, Voy solo al cine a ver películas de terror (“solo, sin compañía”). Por consiguiente, a partir de ahora podrá prescindirse de la tilde en estos casos, incluso si se trata de doble interpretación, pues cabe colocar sinónimos (solamente o únicamente), en lugar del adverbio: solo). Ej. Voy únicamente (o solamente) al cine a ver películas de terror.

En cuanto a las palabras “guion“, “hui“, “Sion“, “truhan” o “fie“, deben escribirse obligatoriamente sin tilde, (lo contrario será una falta de ortografía).

Permíteme recordarte otro consejo de la Real Academia: no poner ya la tilde en palabras como: habrase. Antes escribíamos “habráse”. Ahora se respetan las leyes de la acentuación en casos similares, como “estudiáselo”, por su carácter de esdrújula. No sé si a ti te pasa, pero a mí se me olvida de vez en cuando, y tengo que regresar a borrarla.

Las voces latinas, y en general las extranjeras que son de uso corriente en español, deben acentuarse con arreglo a nuestras leyes, entre otras: ídem, ultimátum, accésit, álbum, fútbol (estas ya aparecen registradas). Los nombres propios extranjeros se escriben sin ponerles acento ortográfico que no tengan en el idioma original: Por ejemplo, Washington no lleva tilde en la a. Cuando se trata de nombres geográficos incorporados a nuestra lengua o adaptados a su fonética, no se han de considerar extranjeros, y se acentuarán gráficamente.

Como sabrás, las vocales mayúsculas llevan tilde, si así lo exigen las reglas gramaticales. Por ejemplo: Ángela es esdrújula, si no la tildamos, se lee “Angela”, con la fuerza de la pronunciación en la penúltima sílaba. No sé por qué a tantos les parece extraño. Si tu apellido es Álvarez, y no le pones tilde en la A inicial, tendrás que leerlo con la fuerza en la última sílaba. Antiguamente aparecían en libros y periódicos, las mayúsculas no acentuadas, porque los tipos de imprenta eran caros, y no compraban en las redacciones ni en las editoras, mayúsculas acentuadas, y otras sin tilde. Tal vez debido a esto muchos pensaron que no había que acentuarlas ortográficamente, pero siempre, escribiendo a mano o a máquina, se tildaron.

Mucho más que en otros casos, nos resulta fácil recordar cuándo debemos tildar el vocablo “más”, “mas”, aun así, hay quienes siguen teniendo dudas. Ya lo has visto aquí mismo: el primer “más”, adverbio de cantidad; después de la coma, “mas” (sin tilde) es conjunción adversativa, fíjate que podemos sustituirla por “pero”.

Sí, cortaúñas lleva tilde, pero, por ejemplo, parihuelas no. En la primera hay hiato, en la segunda no, es palabra llana.

Hace pocos días oí: “especimen”. Recordemos que espécimen en singular lleva la fuerza de la pronunciación en la primera e; en plural se acentúa en la i: especímenes. Igual sucede con régimen, regímenes, carácter, caracteres, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *